martes, 22 de abril de 2014

ABUSO SEXUAL INFANTIL ¿COMO ENTREVISTAR A UNA PRESUNTA VICTIMA?




Martha Stella Ospino-Rodríguez.       
Cuando se van a entrevistar un niño, niña o adolescente, presunta víctima de abuso sexual, se deben emplear protocolos de entrevista para eliminar aquellas técnicas que son explícitamente sugestivas o que perjudiquen la exactitud de la declaración por algún otro motivo (evitar preguntas tendenciosas, un lenguaje evolutivamente inapropiado y el feedback sugestivo), además con procedimientos adecuados para estimular las narraciones de los niños (Cantón, y Cortés, 2008 y Espinosa, 2011).  Todos los protocolos insisten en que se debe seguir una determinada secuencia y que deben ser llevados a cabo por profesionales especializados. 
La mayoría de los autores coinciden en la necesidad de realizar grabaciones y transcripciones de los relatos dados por los niños, niñas y adolescentes presuntamente abusados.  Como dice Vásquez (2005) “es imprescindible que la entrevista se grabe, a ser posible en vídeo. Esto permite examinar posteriormente si la entrevista se ha hecho correctamente, poder registrar de forma literal el contenido y elaborar la transcripción. Además se evita que el menor sea sometido a interrogatorios posteriores, reduciendo así su victimización secundaria” (2005, p.129).  Como docente universitaria, estoy convencida que todo profesional comprometido con su labor está en continúo aprendizaje.  Si se graban las entrevistas, no solo sirve para el proceso sino para el perfeccionamiento profesional.  Se puede estar laborando en una institución y realizar miles de entrevistas a niños, niñas y adolescentes presuntamente abusados, pero si no se revisa lo que se hace, se pueden repetir y perpetuar errores y malas praxis en detrimento de las víctimas y los procesados. 
De acuerdo con la literatura científica los protocolos más usados para entrevistar víctimas de presunto abuso sexual son:  la entrevista cognitiva, el Protocolo Nichd, el protocolo de entrevista forense de Michigan o guía de Poole y Lamb, el Protocolo SATAC , la entrevista paso a paso o step wise, la elaboración narrativa, el protocolo del Centrer for Child Protection (CCP), el Protocolo del National Children’s Advocacy Center (NCAC), el Memorandum of Good Practice, la guía American Professional Society on the Abuse Children, , entre otros (Arce y Fariña, 2006; Cantón, y Cortés, 2008; Espinosa, 2011; Godoy e Higueras, 2005; Manzanero, 2010; Perona, Bottoms y Sorenson, 2006; Sierra, Jiménez y Bunce, 2006; Súarez, 2004;  Vásquez, 2005 y Vásquez y Catalán, 2011).  Haré referencia a los cinco primeros protocolos dado que son los más conocidos y empleados en Colombia. 
La entrevista cognitiva, cuyo mayor auge lo tuvo en los años noventa, según Memon y Köehnken (1992, citado por Manzanero, 2008) consta de tres etapas:
1.   Crear un ambiente propicio
2.   Solicitar el relato libre de lo sucedido.
3.   Aplicación de las técnicas de recuperación de la memoria.  Estas técnicas consisten en: (a)  “Reinstauración cognitiva del contexto, que consistirá en tratar de poner al testigo mentalmente en la misma situación física y mental que cuando ocurrió el suceso” (Manzanero, 2008, p. 142).  (b) Focalización del recuerdo, es decir se ayuda al testigo a concentrarse en lo que está describiendo y, (c) Recuperación extensiva a través del cambio de perspectiva y del recuerdo de los hechos desde diferentes puntos de partida como por ejemplo cambiando el orden.
Esta técnica ha mostrado, a través de la investigación, diversos inconvenientes; adicionalmente, requiere un entrenamiento muy riguroso para logar aplicarla de manera idónea.  En Colombia no son muchos los psicólogos forenses que la utilizan en sus entrevistas a presuntas víctimas de abuso sexual. 
El protocolo NICHD, tomó su nombre de la entidad en que fue desarrollado: el National Institute of Child Health and Human Development, consta de 18 pasos, los cuales son: 
1.   Presentación de las partes y sus funciones.
2.  La cuestión de la verdad y la mentira.
3.  La construcción del rapport.
4.  Un muestreo del lenguaje.
5.  Describir un suceso importante reciente.
6.  La primera narración explicativa del suceso alegado.
7.  Explicación del último incidente (si ha informado de múltiples incidentes).
8.  Realizar preguntas aclaratorias.
9.   Hacer preguntas abiertas complementarias sobre el último incidente.
10.  Narración del primer incidente.
11.  Preguntas indicio sobre el primer incidente.
12.  Preguntas abiertas/cerradas complementarias sobre el primer incidente.
13.  Narración de otros incidentes que el niño también recuerde.
14.  Preguntas aclaratorias.
15.  Preguntas directas complementarias sobre el incidente.
16.  Planteamiento de preguntas conductivas sobre detalles importantes desde un punto de vista judicial y que el niño no hubiera mencionado.
17.  Invitación para que aporte cualquier otra información que estime oportuna.
18.  Volver a un tema neutro.
Este protocolo tiene la ventaja de tener filtros que le permiten al entrevistador obtener precisión en lo relatado por el niño, niña o adolescente a través de las preguntas aclaratorias.
El protocolo SATAC, también conocido como RATAC por sus siglas en inglés, toma su nombre de las cinco etapas de que consta: 
1.   Simpatía.
2.   Identificación Anatómica: Anatomía.
3.   Preguntas sobre Tocamiento: Tocamiento.
4.   Escenario del Abuso: Abuso.
5.   Cierre. 
No obstante, por definición, el SATAC es un proceso semi-estructurado y se espera que estas etapas “se puedan modificar o eliminar para tener en cuenta los aspectos relacionados con el desarrollo y/o la espontaneidad de cada niño/a.” (Anderson et al,  2010, p. 202), sin embargo los cambios a las etapas deben estar suficientemente sustentados.  Este protocolo ha recibido bastantes críticas, lo cual será tratado con mayor detalle en otro escrito.
La entrevista paso a paso o step wise fue desarrollada por Yuille y sus colaboradores y su formato global implica nueve pasos básicos (Cantón, 2008): 
1.   Construcción del rapport.
2.   Pedir que recuerde dos sucesos específicos.
3.   Explicarle al niño la necesidad de decir la verdad
4.   Introducir el tema objeto de la entrevista.
5.   Estimular una narrativa libre.
6.   Plantear preguntas generales.
7.   Plantearle preguntas específicas.
8.   Utilización de instrumentos de ayuda en la entrevista (si es necesario): “se pueden utilizar dibujos y muñecos para clarificar la narración del niño, pero siempre después de que éste haya terminado su narración” (Cantón, 2008, p. 132).
9.   Conclusión de la entrevista.
El protocolo de entrevista forense de Michigan o guía de Poole y Lamb fue creado por un grupo de investigadores en el año 1992 del Estado de Michigan con base en los supuesto teóricos y de investigación de Poole y Lamb (Espinosa, 2011) e incluye 9 etapas:
1.   Preparar el entorno de la entrevista
2.   La presentación
3.   Competencia legal (la verdad/mentira)
4.   Establecer las reglas de base
5.   Completar el rapport con una entrevista de práctica.
6.   Introducir el tema
7.   La narrativa libre
8.   Interrogatorio y clarificación
9.   Cierre (Estado de Michigan, grupo de trabajo del gobernador para la justicia del menor, 1993).
Como se dijo, este es uno de los protocolos, junto con el NICHD y el SATAC que más se emplea en Colombia.  Tiene como todos los demás protocolos, la ventaja de preparar al niño, niña o adolescente para la entrevista y ser desarrollado por etapas de manera que se va a  entrando al asunto de interés poco a poco. 
Es necesario dejar claro que cualquier protocolo que se decida utilizar requiere entrenamiento supervisado con el fin de minimizar los errores durante las entrevistas que dejen en duda el testimonio del niño, niña o adolescente, máxime cuando, como ocurre con el delito del abuso sexual, puede ser la única prueba para demostrar que el delito ocurrió.

Para citar este escrito según normas APA:
MS. Ospino-Rodríguez. (17 de marzo de 2014).  ¿Cómo entrevistar a un niño, niñao adolescente presunta víctima de abuso sexual? .   [Mensaje en un blog].  Recuperado de http://lapsicologiaforense.blogspot.com.

REFERENCIAS
Anderson, J; Ellefson, J; Lashley, J; Miller, A; Olinger, S; Russell, A; Stauffer, J y Weigman, J.  (2010). Protocolo RATAC para entrevistas forenses de Cornerhouse. Journal of practical and clinical law, 12(2), 193-331
Arce, R. y Fariña, F.  (2006).  Psicología del testimonio y evaluación cognitiva de la veracidad de testigos y declaraciones.  En J.C. Sierra, E.M. Jiménez y G.Buela-Casal (Coords.).  Psicología forense: Manual de técnicas y aplicaciones, pp.563-601.  Madrid:  Biblioteca Nueva. 
Cantón, J. (2008).  Guías y protocolos publicados para la realización de la entrevista de investigación.  En J. Cantón y M. Cortés.  Guía para la evaluación del abuso sexual pirámide. 2ª. Ed. pp. 123-146.  Madrid: Edición Pirámide
Cantón, J. y Cortés, M. (2008).  Guía para la evaluación del abuso sexual pirámide. 21. Ed., Madrid: Edición Pirámide.
Espinosa, A.  (2011).  La Psicología del testimonio.  En G. Hernández (Coord.).  Psicología Jurídica Iberoamericana, pp.  197-230.  Bogotá:  Manual Moderno
Estado de Michigan, grupo de trabajo del gobernador para la justicia del menor.  (1993).  Protocolo de entrevista forense.  Recuperado de www.arpap.org.
Godoy, V. y Higueras, L.  (2005).  El análisis de contenido basado en criterios (CBCA) en la evaluación de la credibilidad de testimonio.  Papeles del Psicólogo, 26(92), pp.92-98.
Manzanero, A.  (2008).  Psicología del Testimonio.  Una aplicación de los estudios sobre la memoria.  Madrid: Pirámide.
Manzanero, A. (2010).  Memorias de testigos.  Obtenión y valoración de la prueba pericial.  Madrid: Ediciones Pirámide.
Perona, A., Bottoms, B & Sorenson, E. (2006) Directrices basadas en investigaciones para realizar entrevistas forenses a menores.  The Haworth Document Delivery Service. Recuperado de http://www.amparoyjusticia.cl/file/directrices_investigaciones.pdf
Suárez, J. (2004).   La credibilidad del testimonio infantil ante supuestos de abuso sexual:  indicadores psicosociales. Tesis de grado doctoral: Universidad de Girona.   Recuperado de http://www.buentrato.cl/pdf/est_inv/maltra/mi_juarez.pdf.
Vásquez, B.  (2005).  Manual de Psicología Forense.  Madrid: Editorial Síntesis.

Vásquez, B., y Catalán, M.J.  (2011).  Casos prácticos en Psicología Forense.  Madrid: EOS Psicología Jurídica.

1 comentarios

PSICOLOGIA GPMM 7 de enero de 2019, 07:42

Excelente, Gracias

Publicar un comentario